Dolores corporales: ¿por qué los tenemos después de la carrera y no en bicicleta?

Unos días después de una carrera, sufres de dolores y nada te ayuda, incluidos los calentamientos y largas series de estiramientos. Por otro lado, puedes recorrer los kilómetros en bicicleta sin desagradables recuerdos de tu escapada. ¿Por qué?

Cada paso destruye un poco más de músculo

Correr es muy agresivo para los músculos, ya que los pasos están asociados con el impacto. Cada paso provoca una ligera flexión de las articulaciones que arrastran los tendones y las membranas que rodean los músculos. Los músculos, en cambio, tienen la función de amortiguar el aterrizaje y evitar que las extremidades inferiores se doblen de repente. Para lograr esta contracción de frenado al aterrizar, las fibras musculares tiran en la dirección opuesta de las envolturas musculares. Al final, cuando el músculo se contrae, ¡se alarga! Esto se llama «contracción excéntrica». Sin embargo, este fenómeno tan particular crea tensiones importantes en la unión articular, que es la causa de numerosas microlesiones en el tejido muscular. Estas lesiones son limpiadas por los glóbulos blancos, lo que induce una inflamación local que puede ser dolorosa.

Dos consecuencias:

  • Necesidad de proteínas o aminoácidos para reconstruir las fibras musculares dañadas.
  • Dolores, uno o dos días después de una carrera prolongada, relacionados con el grado de inflamación y, por lo tanto, con microlesiones musculares.

Incluso un pequeño trote provoca microlesiones que serán reparadas por la inflamación. Pero las lesiones son pequeñas y la inflamación poco o nada dolorosa. Del mismo modo, los requerimientos de proteínas serán menores porque hay menos fibras musculares que reconstruir, pero son reales incluso en ausencia de dolor.

Podemos recordar vívidamente que cada paso desgarra los músculos que necesitarán ser reconstruidos. Cuanto más intensos y numerosos sean los pasos, más se dañarán los músculos y más dolorosa será la reconstrucción y provocará rigidez.

¿Y en bicicleta?

Esta necesidad de amortización no existe. Con cada golpe de pedal, el músculo no se alarga como lo hace al correr, sino que se contrae de una manera más clásica: la contracción del músculo tira de las membranas musculares y los tendones que conducen la articulación. Cada elemento va en la misma dirección y el músculo se acorta. El músculo se enfoca en sí mismo, de ahí el término «contracción concéntrica». Esto provoca poco estrés en la unión entre las fibras y la envoltura muscular.

Como resultado, podemos encadenar kilómetros en bicicleta sin rigidez.

Corredor y ciclista: morfologías opuestas

La contracción excéntrica del corredor y la contracción concéntrica del ciclista explican su morfología muy diferente. Los primeros destruyen músculo con cada paso que intentan reparar, sus músculos se alargan, tienen muslos delgados.

El segundo realiza con cada pedalada, un trabajo equivalente a un ejercicio de entrenamiento con pesas. Para ganar fuerza, desarrollan músculo, que gana volumen, de ahí los muslos más llenos de los ciclistas.

Intermedio: triatletas, que practicando ambas disciplinas suelen tener una masa muscular intermedia. Asimismo, los exciclistas gradualmente ven que sus muslos se adelgazan, mientras que los ex ciclistas que se montan en la bicicleta y ahora trabajan duro tienden a ganar volumen.

Ciclismo o carrera: los requisitos de proteínas son equivalentes

En ambos casos, para reparar el músculo dañado por cada aterrizaje o para ganar fuerza, la necesidad de musculación tras el esfuerzo es importante y requiere una mayor ingesta de proteínas a los de los sedentarios. Al consumir proteínas, después del ejercicio, el cuerpo encuentra aminoácidos disponibles que puede utilizar para producir proteínas y reconstruir los músculos. Algunos estudios han demostrado que después de un esfuerzo, los atletas cambian espontáneamente a alimentos con mayor contenido de proteínas.

Al mismo tiempo, una buena hidratación ayuda a eliminar sustancias que se han vuelto indeseables debido al esfuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *